respecto a los trabajos de los artistas Allan d'Arcangelo, David Hockney y Otmar Alt, to- dos mas o menos de la misma edad, quiénes a pesar de grandes diferencias formales, son representantes tlpicos del arte del Siglo XX. Aün mas llamativos son los esbozos de Max Bill y Tom Wesselmann, los cuales interpreta- dos en cualquier forma, ponen fuertes acentos de color y graficos. La Edición Olimpia 1972 editara dentro de los próximos meses otros afiches de artistas de renombre internacional. Haremos conocer nuevamente a nuestros lec- tores el resultado. Prospectos de Automóviles de Europa y América (pags. 16-37) Los prospectos de los fabricantes europeos de automóviles aqul elegidos, tienen lo si- guiente en comün: presentan perfectamente la mercaderia auto en lo que a amplias informa- ciones y objetividad se refiere. La chica atrac- tiva y semi-desnuda como mascarón de proa sobre los capots de linea elegante, esta fuera de moda. A lo sumo se permite - como en el 1300 GT de British Leyland - como una delica- deza para el ojo, un par de piernas bien forma- das de mujer. Fuera de eso domina la vista interior del auto, es decir, la representación fotografica y también grafica de hechos y fun- ciones técnicas, la descripción del proceso de fabricación hasta el bano de esmalte, la explicación experta de todo el instrumental. A veces esta sobriedad es llevada a tal punto que se renuncia a todo efecto. Asi en el Porsche. El coche mismo es un cohete. Pero las fotografias del prospecto parecen tomas exageradamente sobrias de un salón de auto móviles. No obstante, esta practica utilizada actualmente mas o menos portodas lasfirmas, tiene su justificativo; pués dice simplemente: quién entiende de automóviles sabra apreciar nuestro producto. ^Para qué entonces los gags superfluos? Si bien a fin de avivar un poco el asunto se utilizan de vez en cuando impresiones fotograficas de autos que pasan rapidamente o escondidas alusiones a la High Snobiety o a la dirección dinamica, el objetivo de todos estos prospectos es sin duda las casi completas instrucciones para el uso. Tal escrupolosidad despierta la confianza del comprador. No se siente emocionalmente se- ducido, sino ópticamente instruido. Tal como las ilustraciones, asi también los textos. Leyéndolos, el lector aprende todo respecto a los motores y su capacidad, al equipo técni- co, al confort y seguridad la cual es uno de los argumentos continuamente repetidos. Por su- puesto, también desempenan un gran papel en las instrucciones, la aceleración y la velocidad. Pero nadie (quizas con excepción de Alfa Ro meo) fomenta la pasión por la velocidad. Se hace hincapié - como en el caso de BMW - en la satisfacción que proporciona el viaje seguro. Opel hace valer con muchas ideas su con- cepto de la sensatez, Mercedes la belleza y la solidez. Audi y NSU a su vez, fomentan la imagen deportiva - caballerezca. El layout, la tipografla y la estructuración grafica de los prospectos, son buenos. Asi por ejemplo cuando se despierta un interés adicional por medio de detalles habilmente puestos de re lieve. El cuadro y el texto armonizan perfecta mente el uno con el otro, lo cual a menudo en avisos o incluso afiches por otros articulos, no es asi. O bien si el estilo del pop art e ilustraciones a modo de libros infantiles - como en el caso de Renault y Citroen - forman una unidad ideal con la severidad y exactitud de los detalles técnicos. A esto se agrega, especialmente en Citroen, una pizca de humor tlpicamente francés. El producto es presen- tado como un ejemplar ünico, practico y no sujeto a ninguna tendencia de moda y gana justamente por eso en atracción para los in- dividualistas. En comparación a ésto, cuan poco exponen los prospectos de las firmas americanas. Los botes fotografiados en forma gigantesca a los cuales los habiles re- toques dan un brillo deslumbrante, simbolizan el deseo de figurar. Agregado a ésto, persona en poses afectadas. El coche y sus consumi- dores - aqui en el Walt-Disney-Look Klaus Stolte Concurso de Signos de los Servicios Eclesiasticos, Olimpiada Munich 1972 (pags. 38-39) La iglesia católica y protestante en Alemania, preparan en conjunto para la XX. Olimpiada Munich 1972, un amplio servicio eclesiastico el cual se impuso las siguientes tareas: en el pueblo olimpico se fundara un centra espiri- tual; en las iglesias de la ciudad se celebraran misas en comün en varios idiomas; se orga- niza un campamento ecuménico de la juven- tud; durante los juegos olimpicos, se provee- ran en Munich y sus alrededores centros de encuentro para visitantes y deportistas; puestos de información informaran respecto a los servicios eclesiasticos como también sobre conciertos y otros acontecimientos. To- das estas acciones dirigidas hacia afuera, estaran bajo un signo comün el cual se adapta al diseno olimpico, debiendo grabarse simul- taneamente como un simbolo independiente. Para obtener este signo que debe aparecer en todos los impresos, afiches, carteles y alfile- res, se licitó en la Repüblica Federal Alemana para un concurso cuya participación sobre- pasó todo lo esperado: se recibieron mas de 2000 trabajos. El jurado notó un nivel término medio muy alto, pero seleccionó después de la primera elección, solamente 61 dibujos para una segunda elección. Razón para esta rigu- rosa limitación, fue en parte la similitud de- masiado grande con signos ya existentes. En el futuro sera cada vez mas dificil encontrar un signo de marca completamente novedoso,

Gebrauchsgraphik de | 1971 | | page 72